Para mí fue una experiencia maravillosa que marcó en muchos aspectos mi vida profesional posterior. El nivel del curso recibido fue excelente, complementado con actividad práctica y visitas a estaciones de radiodifusión muy modernas para la época.
Los dos meses de estadía me resultaron realmente provechosos, no solamente por el conocimiento de Japón, su cultura y su gente, sino también por la forma en que aprendí a proyectar y organizar el trabajo profesional a través de las metodologías aprendidas.
El trato que recibí fue realmente amable y cercano, tanto de las personas responsables del curso que nos acompañaron por todo Japón como de la gente en los lugares que visité, siempre dispuestas a guiar y a atender preguntas y responder del mejor modo posible.
Tuve oportunidad de recorrer, Tokio, Kyoto, Nara, Hiroshima, Oita, acompañado por gente del mismo curso. Pude llevarme una imagen bastante completa y disfrutar mucho del tiempo que estuve en Japón.
Siempre agradeceré haber podido tener esta experiencia, y mantendré un respeto muy grande por ese pueblo que me acogió con tanta amabilidad y me brindó conocimiento y experiencia que fue muy importante en mi vida.

Contribuyó en los conocimientos obtenidos y la experiencia en un país tan avanzado tecnológicamente.

Viví la experiencia intensamente.

Como descendiente de japoneses (3 abuelos), siempre tuve muchas ganas de conocer Japón, debido a la situación económica de mi familia, era muy difícil poder viajar. Cuando terminé mi carrera, me puse el objetivo de estudiar en Japón, y solicite la beca en el año 1997. Viajé en octubre 1998. Llegué a Narita en otoño, un día frío y lluvioso.
Mi experiencia fue muy completa, desde el punto de vista académico, fue muy productivo. Estudie en una universidad de un excelente nivel, que me brindaron todo, una odontología del primer mundo. Aprendí una nueva técnica de atención a niños.
Tuve prácticas sobre modelos. Mis compañeras japonesas fueron muy amables y me ayudaron constantemente. Mis profesores, hicieron todo lo posible para que yo entendiera, dialogábamos en japonés e inglés. Fue muy enriquecedora la pasantía en la universidad de Tokio.
En cuanto a la vida diaria de Japón, pude conocer mi familia y además conocer más sobre las costumbres y cultura japonesa.

Gracias por visitar Estudiá en Japón