Para mí fue una experiencia maravillosa que marcó en muchos aspectos mi vida profesional posterior. El nivel del curso recibido fue excelente, complementado con actividad práctica y visitas a estaciones de radiodifusión muy modernas para la época.
Los dos meses de estadía me resultaron realmente provechosos, no solamente por el conocimiento de Japón, su cultura y su gente, sino también por la forma en que aprendí a proyectar y organizar el trabajo profesional a través de las metodologías aprendidas.
El trato que recibí fue realmente amable y cercano, tanto de las personas responsables del curso que nos acompañaron por todo Japón como de la gente en los lugares que visité, siempre dispuestas a guiar y a atender preguntas y responder del mejor modo posible.
Tuve oportunidad de recorrer, Tokio, Kyoto, Nara, Hiroshima, Oita, acompañado por gente del mismo curso. Pude llevarme una imagen bastante completa y disfrutar mucho del tiempo que estuve en Japón.
Siempre agradeceré haber podido tener esta experiencia, y mantendré un respeto muy grande por ese pueblo que me acogió con tanta amabilidad y me brindó conocimiento y experiencia que fue muy importante en mi vida.

Una experiencia muy enriquecedora. Es difícil contarla. Hay que vivirla. Se conoce una cultura bastante diferente a la nuestra, pero que sin embargo en muchas cosas tenemos coincidencias.

Vivir en Japón es una experiencia invaluable desde muchos puntos de vista. Aún en el mundo globalizado actual, Japón representa costumbres e idiosincrasia muy especiales.
Las instalaciones, cursos y vida académica que ofrecen las universidades en Japón son increíblemente variados y de primera calidad.
Personal y profesionalmente fue un paso gigante de experiencia, donde cada día resulta una aventura diferente y placentera.

Gracias por visitar Estudiá en Japón