Nombre y apellido:
Silvia Virginia Jordan

¿Qué estudios cursaste en Argentina?
Antes de viajar a Japón había finalizado las siguientes carreras en la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Misiones: Profesorado en Cerámica, Profesorado de Dibujo y Escultura, Magisterio de Expresión Plástica, Técnico Ceramista

¿Qué organización te brindó la beca?
Becas del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología y Deporte (MEXT)

¿Qué tipo de beca obtuviste?
Teachers Training Program: Mombusho. Programa para Docentes en actividad, Gobierno del Japón.

¿En qué fecha viajaste a Japón?
Octubre de 1991

¿Regresaste de Japón al finalizar tu beca?
Sí, volví a Argentina

¿En qué fecha finalizó tu beca?
Marzo de 1993.

¿Qué estudios cursaste en Japón?
Estudie Arte Oriental: Cerámica de Alta Temperatura y Escultura en Resina Poliéster además de otras disciplinas como el Sumié.

¿Qué nivel de japonés tenías cuando viajaste?
Básico

¿Cómo viviste tu experiencia en Japón?

¡Maravillosamente! Fue una experiencia que modificó sustancialmente mi visión del mundo y de la vida. La admiración y curiosidad que sentí desde niña por ese país fue satisfecha con creces: cumplí un sueño. La cultura ancestral de este país, sumada a la calidad educativa y la generosidad de los profesores y colegas docentes de todo el mundo fueron muy enriquecedoras. Estudié en la Facultad de Arte Educación de Hiroshima, una ciudad que se pudo recuperar junto a Nagasaki, luego de las bombas atómicas.
Además de la Beca Mombusho para docentes en actividad, tuve la dicha de ser seleccionada en dos oportunidades en el Programa de Artistas en Residencia del Instituto de Estudios Cerámicos de Shigaraki, donde  pude realizar un sinnúmero de producciones cerámicas que tuve la posibilidad de exponer en muestras junto a artistas japoneses y del resto del mundo, pasando luego a formar parte algunas de ellas de la Colección Permanente del Museo de Arte Cerámico, The Shigaraki Cultural Park.

¿Cómo contribuyó estudiar en Japón en tu experiencia laboral actual?

La formación en Arte Oriental y en tecnologías cerámicas y escultóricas que no se desarrollaban en la Facultad de Artes donde me desempeñaba, determinaron que obtuviera no sólo la Titularidad como Profesor de Escultura de los cursos superiores mediante Concurso Abierto de Antecedentes y Oposición, sino que además fuera designada Secretaria de Extensión Universitaria por un mandato de cuatro años de gestión.
También contribuyeron a la asignación del cargo de Profesor de Historia de la Cerámica, abarcando contenidos de loza, gres y porcelana de Oriente y Occidente.
Me dotó de una mirada abarcativa de las distintas culturas del mundo, ampliando los límites de posibilidades para dar rienda suelta a mi creatividad como artista visual.
Sigo disfrutando de enseñar y aprender arte cada día de mi vida.

¿Cuál es tu mensaje para los aspirantes a la beca?

Le diría que si está dando clases en los niveles primario o secundario y responde a los requisitos solicitados en la beca para docentes en actividad, asuma el riesgo de aplicar y competir por las posibilidades que le abriría la misma en su carrera profesional.
También le contaría que los viajes que incluye el programa amplían la visión de la cultura del mundo al intercambiar con colegas de distintas procedencias.
Y claro está, que viaje, visite, viva en contacto con familias sustitutas, maestros, amigos, compañeros estableciendo vínculos de solidaridad y amistad que pueden durar toda una vida.
Y que recorran Japón como lo hice yo: desde Hokkaido a Kyushu, distinguiendo cada particularidad de sus costumbres y su arte ancestral.

Gracias por visitar Estudiá en Japón