Nombre y apellido:
Noemí Kaoru Yokobori

¿Qué estudios cursaste en Argentina?
Lic. en Ciencias Biológicas, FCEN, UBA
Dra. de la UBA, área Química Biológica, FCEN, UBA

¿Qué organización te brindó la beca?
Becas de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA)

¿Qué tipo de beca obtuviste?
2010 Beca para Investigadores Nikkei, JICA

¿Regresaste de Japón al finalizar tu beca?
Sí, volví a Argentina

¿Qué estudios cursaste en Japón?
Se realizó una pasantía para ejecutar parte de un proyecto de investigación en el Departamento de Microbiología, Escuela de Postgrado en Medicina, Universidad de Kyoto, Kyoto, Japón.

¿Qué nivel de japonés tenías cuando viajaste?
Fluido (N2-N1)

¿Cómo viviste tu experiencia en Japón?

Tuve la suerte de desarrollar mi beca con profesionales de primer nivel. Quedé deslumbrada en lo que respecta a la infraestructura  y tecnología de punta de la que disponen, pero aún más por el nivel académico y de discusión científica. El ambiente era muy ameno, con muchos becarios internacionales.

¿Cómo contribuyó estudiar en Japón en tu experiencia laboral actual?

Mi estadía en Japón fue una experiencia personal y profesional muy importante. Desde el punto de vista técnico, durante mi estadía fui capacitada para trabajar en condiciones de Bioseguridad de Nivel 3. Gracias a esta formación inicial, pude acceder a instalaciones con estas características cuando regresé a Argentina, donde me encuentro desarrollando mis tareas hasta el presente. Por otro lado, mantenemos contacto con los profesionales que conocí.

¿Cuál es tu mensaje para los aspirantes a la beca?

Japón tiene una gran tradición en la investigación en el área de las ciencias biomédicas y biológicas. Creo que es un sistema científico en el que todavía se sigue poniendo el peso en formular buenas preguntas y desarrollar estrategias para responderlas, lo cual a mi entender está relacionado con esta tradición. Si bien yo hablo japonés, mi nivel no alcanza para desarrollar mi tarea profesional enteramente en este idioma ya que el lenguaje técnico es muy difícil. Sin embargo, esto no fue una limitante ya que en el ambiente científico el nivel de inglés es bueno y en el laboratorio que estuve los seminarios se realizaban en este idioma.
Lo único que lamento es haber tenido que dedicar tanto tiempo y recursos a viajar diariamente al laboratorio desde el centro JICA en el que me hospedaba. Espero que este punto haya sido mejorado.

Gracias por visitar Estudiá en Japón